Departamento de Infecciones de Transmisión Sexual, Sida y Hepatitis Virales

Departamento de Infecciones de Transmisión Sexual, Sida y Hepatitis Virales

Portal sobre el sida, infecciones de transmisión sexual y hepatitis virales


A- A+

Mapa del sida en Brasil

Extra contents: Photo Gallery

La epidemia recula en los grandes centros urbanos y crece en el interior del país. De 1997 a 2007, la tasa de incidencia creció en municipios de menos de 50.000 habitantes

En los grandes centros urbanos del país —donde se concentra el 52% de los casos de sida— se ha producido un descenso del 15% de la tasa de incidencia de la enfermedad entre 1997 y 2007. En ese mismo período, la incidencia en los municipios de menos de 50.000 habitantes se duplicó, lo cual revela que la epidemia se ha extendido hacia el interior del país. En 1997, la tasa en las ciudades de menos de 50.000 habitantes era unas ocho veces menor que la de las ciudades de más de 500.000 personas, mientras que en 2007 esa relación era solo tres veces menor.

Este análisis lo realizó el Ministerio de Salud, que elaboró un panorama detallado de los casos de sida en los 4.867 municipios en que se han notificado al menos un caso de esa enfermedad. El perfil de la epidemia está en el Boletín Epidemiológico Sida/ITS 2009, divulgado el día 26 de noviembre.

En los municipios de más de 500.000 habitantes, entre 1997 y 2007 se produjo un descenso en la tasa de incidencia de 32,3 a 27,4 por 100.000 habitantes. A lo largo de estos 10 años, 24 de los 39 municipios de más de 500.000 habitantes registraron una caída significativa en la tasa de incidencia o se mantuvieron estables. Como en esas 39 ciudades se registran 283.191 casos de sida (el 52% del total de casos acumulados), los cambios ocurridos en ellas tienen un impacto mayor en la configuración de la epidemia.

En ese mismo período, la tasa en las ciudades menores de 50.000 habitantes pasó de 4,4 casos en 1997 a 8,2 en 2007. El total de las 4.932 ciudades de menos de 50.000 habitantes (el 90% de los municipios brasileños) concentran el 34% de la población y un 15,4% de los casos de sida identificados en Brasil en 2007.

“Este mapa permite conocer la diversidad del sida en Brasil y proporcionar a los gestores locales las herramientas para que puedan adecuar las respuestas a su realidad”, afirma la directora del Departamento de ITS, Sida y Hepatitis Virales del Ministerio de Salud, Mariângela Simão.

Municipios de medio y gran tamaño – De los 100 municipios de más de 50.000 habitantes que presentan una mayor tasa de incidencia de sida, los 20 primeros de la lista están en la región Sur. La primera situada es Porto Alegre (RS) con una tasa de incidencia de 111,5 por 100 mil habitantes, seguida de Camboriú (SC) con 91,3.

La tendencia de crecimiento del sida en las ciudades menores y la caída en las mayores se confirma en las regiones Sudeste, Centro-Oeste y Sur. No obstante, el Norte y Nordeste presentan un perfil diferente. Si comparamos 1997 con 2007, se da un aumento de la tasa de incidencia tanto en municipios grandes como pequeños.

“Los datos justifican la necesidad de una inversión continua en acciones descentralizadas, respetando las especificidades de cada lugar, sin perder de vista que la epidemia, en Brasil, está concentrada”, destaca Mariângela Simão.

Datos generales – De 1980 a junio de de 2009* se registraron 544.846 casos de sida en Brasil. Durante ese período, se han producido 217.091 muertes como consecuencia de la enfermedad. Cada año se notifican entre 33.000 y 35.000 nuevos casos de sida. Respecto al VIH, se calcula que existen unas 630.000 personas infectadas en Brasil.

De los casos de sida acumulados de 1980 hasta junio de 2009, la región Sudeste es la que registra un mayor porcentaje (59,3%) del total de notificaciones, con 323.069 registros de la enfermedad. El Sur concentra el 19,2% de los casos, con 104.671 notificaciones; el Nordeste (11,9%), 64.706; el Centro-Oeste (5,7%), 31.011; y la región Norte (3,9%), 21.389 casos. De los 5.564 municipios brasileños, 87,5% (4.867) registran al menos un caso de la enfermedad. La distribución porcentual de casos de sida por región de residencia en 2007, si se compara con la distribución de la población brasileña en ese mismo año, presenta un cuadro interesante, principalmente en las regiones Nordeste y Sur: el 28% de la población brasileña residía en el Nordeste en 2007, mientras que sólo el 17% de los casos de sida se identificaron en esa región ese año. Lo opuesto sucede en el Sur, donde se concentra el 15% de la población y se identificaron el 245 de los casos. En las demás regiones, la proporción de casos se asemeja a la distribución de la población.

Sexo y grupo de edad – El índice de masculinidad (número de casos en hombres dividido por el número de casos en mujeres) en Brasil ha disminuido considerablemente desde el inicio de la epidemia hasta la actualidad. En 1986, esa relación era de 15 casos de sida en hombres por cada caso en mujeres. A partir de 2003, el índice de masculinidad se estabilizó, y se dan 10 casos en mujeres por cada 15 casos en hombres.

Llama la atención el análisis del índice de masculinidad de los jóvenes de entre 13 y 19 años. En ese grupo de edad, se dan más casos de sida entre las chicas. Esta inversión se da desde 1998, con 8 casos en chicos por cada 10 casos en chicas. Entre los hombres, la tasa de incidencia en 2007 fue de 22 notificaciones por 100.000 habitantes y en las mujeres de 13,9. En ambos sexos, las mayores tasas de incidencia se dan en el grupo de edad de 25 a 49 años. La tasa presenta una tendencia de crecimiento a partir de los 40 años en los hombres y de los 30 en las mujeres, si se compara la situación de 1997 y la de 2007.

Formas de transmisión – En general, entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH) se registra una tendencia de estabilización en la proporción de casos. A partir del año 2000, la media es del 28% de la proporción de casos registrados entre los hombres.

Entre jóvenes gays entre 13 y 24 años también se produjo un aumento en la proporción de registros, que pasó de 29,0% en 1997 a 43,2% en 2007.

Entre las estrategias de respuesta al sida, la política de reducción de daños brasileña ha conseguido alcanzar resultados significativos. La transmisión por drogas inyectables presentó una caída marcada en el número de casos de la enfermedad, tanto entre varones como entre mujeres. En ellos el descenso fue de un 22,6% en 1997 a un 7,4% en 2007. En las mujeres se produjo una reducción aún mayor: del 10,2% en 1997 al 2,6% en 2007.

En 2007, entre los varones adultos, en la categoría de exposición sexual, se da una mayor transmisión entre heterosexuales (45,1%). En la categoría de transmisión sanguínea, la transmisión es mayor entre los usuarios de drogas inyectables (UDI, 7,4%). En las mujeres, predomina la forma de transmisión heterosexual en todo ese periodo de tiempo. En 1997, el 88,7% de los casos se debían al sexo sin protección. En 2007, ese porcentaje alcanzó el 96,9%.

Mortalidad – La tasa de mortalidad se mantiene estable en Brasil desde el año 2000, con unas 6 muertes por 100.000 habitantes. En los últimos ocho años, se ha reducido el número de muertes por sida entre los hombres y se mantiene estable en las mujeres. En 2000, se registraron 3,7 muertes por sida por cada 100.000 mujeres. En 2008, esta tasa era de 4,1. En los hombres, se da una disminución de muertes a partir de 1998 (de 9,6 registros por 100.000 habitantes en 1998 a 8,1 en 2008*).

Transmisión vertical – Brasil ha reducido en un 41,7% la incidencia de casos de sida en niños menores de cinco años. La tasa de mortalidad también ha caído en torno al 70% (en 1997, la tasa de mortalidad era de 2 por cada 100.000 habitantes, y ha descendido hasta 0,6 en 2007). El descenso en la tasa de transmisión de la madre al bebé es el resultado de los cuidados en el período prenatal y en el posparto. La tasa de incidencia de sida en este grupo de edad se utiliza para el monitoreo de rutina de la transmisión vertical del VIH, ya que representa prácticamente el total de casos (93,9% de las notificaciones). De 1984 a junio de 2009 se identificaron 13.036 casos de sida en menores de cinco años.

Sífilis congénita – De 1998 a junio de 2009 se notificaron en Brasil 55.124 casos de sífilis congénita (transmitida de la madre al bebé) en menores de un año. Son registrados una media de 5.000 casos anuales de esa enfermedad. No obstante, según estimaciones del Ministerio de Salud, se producen unos 12.000 casos anuales. De los casos notificados en 2008, 39% (2.150) se dieron en el Sudeste, 33,9% (1.872) en el Nordeste, 13,4% (739) en Norte, 7,3% (403) en el Sur y 6,3% (342) en el Centro-Oeste. Respecto al número de muertes derivadas de la sífilis congénita, en diez años se registraron en Brasil 976 defunciones.

A partir de 2005, pasaron a registrarse los casos de sífilis en embarazadas. Desde el inicio de la notificación hasta 2008 se identificaron 19.608 casos de mujeres embarazadas con sífilis, 6.955 de los cuales se dieron el año pasado. Se calcula que cada años hay unas 48.000 mujeres embarazadas con sífilis. Con el objetivo de diminuir la subnotificación de casos de sífilis tanto en mujeres como en bebés, los estados y municipios pactaron en 2007 con las instancias federales la mejora de la calidad de la información sobre esta enfermedad, a través de la Programación de Acciones de Vigilancia en Salud (PAVS).

Para reducir las tasas de transmisión vertical del VIH y de la sífilis, el Ministerio de Salud lanzó en 2007 el Plan Nacional de Reducción de la Transmisión Vertical del VIH y de la Sífilis. Dicho documento establece metas para la reducción de esas tasas hasta 2011. La intención es aumentar el número de pruebas de sífilis que se realizan entre las embarazadas de 2,1 a 4,8 millones. En el caso de las pruebas del VIH, se pasará de 1,4 millones de pruebas a 2,3 millones.

Desde el punto de vista de la salud pública, el principal desafío en la lucha contra la sífilis es la transmisión vertical. Durante el embarazo, esa enfermedad puede provocar aborto y muerte fetal. En cambio, su manifestación congénita puede acarrear para el bebé malformaciones óseas, sordera, ceguera, problemas neurológicos, etc. En el caso del VIH, la transmisión vertical puede darse durante el embarazo, en el parto y en los primeros meses de vida del bebé, a través de la lactancia.

Las pruebas para detectar la sífilis y el VIH están disponibles en el Sistema Único de Salud (SUS). Si se adoptan medidas adecuadas de prevención y tratamiento, es posible eliminar la transmisión vertical de la sífilis congénita y reducir al 1% la infección por el VIH.

*datos preliminares

Más información a la Prensa
Departamento de ITS, Sida y Hepatitis Virales de Brasil
Asesoría de Prensa
Teléfonos: (55 61) 3306 7016 / 7010 / 7008 / 9221 2546
Correo electrónico:
imprensa@aids.gov.br
Sitio web: www.aids.gov.br

 

Tags: